ARGENTINA: LA GEOPOLITICA MARITIMA DEL ALMIRANTE SEGUNDO STORNI. UNA LECCION AUN NO APRENDIDA

por Patricio Carvajal A / Universidad de Playa Ancha
puesto en línea por Lic. Carlos Pereira Mele en Dossier Geopolítico

En una reciente publicación el Profesor argentino, Dr. C. Escudé, ante la situación de precariedad de la Armada de su país señala que la Argentina se ha convertido en “protectorado de Brasil y Chile”. Sin duda un argumento demoledor, especialmente si el que lo formula es uno de los más destacados especialistas latinoamericanos en la disciplina de las Relaciones Internacionales, padre de la teoría del “realismo periférico” (Escude, 2000). Compartiendo algunos de los argumentos formulados por Escudé, no coincido, sin embargo, con su apreciación en cuanto a la condición de “protectorado” de la Argentina. Como señalé en mi artículo sobre la necesidad de una Geopolítica marítima para la UNASUR, la situación de la Armada Argentina radica en la falta de un presupuesto adecuado que afecta en general a las FFAA de la Argentina.

Sin embargo, hay otras razones más específicas, pertenecientes a la Historia Contemporánea de Argentina, que no corresponde aquí analizar, pero que no se pueden soslayar si se pretende ser objetivo en el análisis de la situación actual que afecta a la Marina de ese país. En efecto, hay dos tópicos principales: “la guerra sucia” y sus consecuencias humanas y morales, que afectó principalmente a la Marina; el ausentismo de la Marina, luego del hundimiento del ARA Belgrano. La Guerra Sucia es un problema que afectó a Latino América como consecuencia de la militarización de la política en la década de 1970. Esto último implicó a grupos terroristas de derecha y de izquierda. El flagelo del terrorismo también afectó a Europa Occidental en ese período, pero en Europa se enfrentó con los instrumentos propios de un Estado de derecho democrático. Por otro lado, está claro que la valentía de los tripulantes del Belgrano –las palabras del capitán Bonzo son claras al respecto- y de los conscriptos enviados a las Islas no fue congruente con la falta de una estrategia que solo el alto mando podía –y debía- proveer y que, como se sabe por las propias declaraciones de la jerarquía militar que se rindió a los británicos, no existía. El Informe Rattenbach es concluyente sobre la responsabilidad del mando en la Estrategia. Tal parece, a la luz de los hechos pasados y presentes, que los principios de la guerra, desde Zun Zu a Hart, no fueron considerados por el mando político – militar argentino.

Mención aparte merece la Aeronáutica argentina, que con un material muy inferior a Gran Bretaña, pero especialmente por la valentía y voluntad guerrera de sus pilotos, causó estragos en la flota inglesa. Las memorias del Almirante Woodward y las palabras del General Moore son claras en señalar que Gran Bretaña tenía capacidad para continuar la guerra y decidir su curso no más allá de una semana. Esta es la Historia militar de la guerra de las Malvinas, y corresponde a la opinión pública y al gremio de los historiadores pronunciarse sobre el conflicto, sus orígenes, resultados y consecuencias. A modo de ejemplo, se puede señalar que Alemania fue derrotada en la Iª y IIª Guerra Mundial, y sin embargo, logró reestructurar sus Fuerzas Armadas al punto que hoy son un pilar fundamental de la NATO. Otro tanto cabe decir de Francia, específicamente de su Marina, la cual fue hundida en Toulon por sus tripulaciones, sin presentar batalla a la Kriegsmarine. La Historia militar permite establecer analogías y sacar lecciones. Pero en ningún caso la Historia constituye un determinismo para el futuro. Este siempre está abierto a la capacidad de liderazgo e innovación de los pueblos.

Y en este punto adquiere todo su significado histórico – estratégico el discurso del Almirante S. Storni: Intereses argentinos en el mar (1916). Este escrito del Almirante Storni puede ser considerado como el escrito fundacional de la Geopolítica Marítima Latino Americana. Partiendo de la recepción de los modelos geopolíticos de Mahan y Ratzel, Storni se da a la tarea de formular una Geopolítica marítima argentina, pero aplicable en sus principios a toda Sur America. En algunos de sus argumentos está próximo a la Geopolítica Marítima del Almirante soviético S. Gorshkov, especialmente cuando se refiere a la necesidad de las cuatro flotas, y no a una flota específicamente naval. Storni pone énfasis en la necesidad de contar con una capacidad marítima basada en la existencia de tres flotas: mercante, pesquera y naval. A partir de estas tres flotas se puede concebir un poder naval, que para el Almirante Storni implica producciones, transporte y mercados. Esta es la base de una política marítima. En cuanto a una política naval, esto es, lo que se refiere específicamente a la Marina de Guerra, cito directamente las palabras del Almirante Argentino: “La política naval es, ante todo, una acción de gobierno; pero es indispensable, para que tenga nervio y continuidad, que sus objetivos radiquen en la nación entera, que sean una idea clara, un convencimiento de las clases dirigentes, y una aspiración constante de todo el pueblo argentino” (Storni, 1916, 2003: 64). Para que exista esta aspiración en el pueblo, es necesario desarrollar un plan de educación marítima. Y este es el punto esencial para el éxito o fracaso de una Geopolítica Marítima, y general de una estrategia de Estado. Storni señala tres factores para el éxito de una política marítima: ilustración pública, la acción privada y el deporte náutico (Storni, 1916, 2003: 85).

La enseñanza de la Historia juega en este proceso un papel clave en el aprendizaje de los pueblos, pero no la Historia, señala Storni, concentrada en la pluma y la espada, sino una historia total, es decir, una historia social. Interesantísimo planteamiento este último porque esta visión historiográfica será realidad sólo a partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando se imponga el paradigma historiográfico de la Escuela de los Anales. El sentido visionario del Almirante Storni queda de manifiesto en esta opinión en cuanto al papel formativo –no propagandístico- que tiene la enseñanza de la Historia para los pueblos.

En cuanto a la existencia de una Marina de Guerra argentina las palabras de Storni son claras: “Una escuadra nuestra, capaz de asestar un golpe fuerte y rápido, pesará forzosamente en la balanza universal, apoyándose en esos dos factores primordiales: distancia y posición” (Storni, 1916, 2003:101).

Finalmente, una Geopolítica Marítima Suramericana. El estado actual del proceso de integración latinoamericano: MERCOSUR, OTCA, UNASUR es un proceso histórico irreversible en las democracias de América Latina. Entre Argentina y Brasil, los dos socios estratégicos del MERCOSUR, hay una política de pleno entendimiento e integración. La relación entre Argentina y Chile sigue por el mismo derrotero (Lacoste, 200. Por esta razón estimo que las siguientes palabras del Almirante Storni pueden constituir el principio rector para una Geopolítica Marítima de la UNASUR: “La amistad firme y mutua inteligencia con el Brasil y Uruguay, por un lado, y por el otro, con Chile y Perú, es esencial: es como el punto de partida que asegurará los caminos para ambos lados de la América del Sur, no solamente por la acción local de las fuerzas propias, sino por la concurrencia y el apoyo de las fuerzas del vecino” (Storni, 1916, 2003:92). Como señala el historiador argentino M. Rapoport la Historia del Cono Sur es una Historia común (Rapoport, 2002). En este contexto histórico actual de la integración no hay espacio para protectorados. Una Argentina militarmente fuerte y disuasiva es necesaria para el éxito de una política de Seguridad y Defensa de la UNASUR. Y ello concierne, como señalara el Almirante Storni, a toda la Nación.

Mar-territorial-argentino

Mar-territorial-argentino

Bibliografía

Bonzo, H (2000). 1093 Tripulantes del crucero ARA General Belgrano

Carvajal, P (2013). Geopolítica Marítima. Una introducción

Devoto, F; Fausto, B (200. Argentina-Brasil, 1850 – 2000. Un ensayo de Historia comparada. Buenos Aires, Suramericana

Escude, C; (2000). Historia General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina

Informe Rattenbach (1983)

Lacoste, P (2003). La imagen del otro en las relaciones de la Argentina y Chile (1534-2000). Santiago de Chile, FCE

Woodward, S (1992). One hundred days. Memoirs of the Falklands battle group commander

Rapoport, M; A. L. Cerva (2002) (comps.). El Cono Sur. Una Historia común.

Storni, S (1916, 2003). Intereses argentinos en el mar

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...