MEXICO: Peña Nieto y El Martillo de las Brujas

por Jesús Delgado Guerrero / Milenio Estado de México
Forum en línea

Al nuevo gobierno federal no le avisaron, o no se ha querido percatar, de que la situación en torno de la drogas ha cambiado radicalmente luego de la despenalización de la marihuana en Colorado y Washington, en Estados Unidos. Esto modificó el escenario no sólo local, sino mundial. Y mientras naciones de Suramérica discuten qué hacer frente al fenómeno y otras incluso promueven que el gobierno monopolice la producción y venta de cannabis, como Uruguay, el presidente Enrique Peña de plano le quiere sacar la vuelta y dejar todo como está. De ese modo, la autoridad de nuestro país resulta más fundamentalista que los fundamentalistas religiosos que promovieron el prohibicionismo, a todas luces fracasado en la nación vecina.

Así, el México del siglo XXI, moderno, seguirá viviendo siglos de atraso con las ideas de los primeros cristianos: “Las drogas son obras de satanás” (y también matan… ¡qué horror!) las cuales dieron paso a la bula de Gregorio IX para perseguir a las “brujas” que, según historiadores, utilizaban pomadas y brebajes derivados de “plantas” para hacer magia cuando nadie podía ser mago y entregarse a ritos anticristianos –los célebres sabbats, con intercambio de placeres.

Eso incluye el manual inquisitorial del medioevo conocido como El Martillo de las Brujas, divulgado en 1486 por dominicos alemanes, donde sobresale el principio de que ningún acusado de “brujería” es inocente.

Lo anterior, debido a que la despenalización en el consumo de las drogas en nuestro país es insuficiente y las dosis permitidas ponen a quien las posea en los límites de la delincuencia más que de la adicción, sobre todo con una policía especialista en sembrar pruebas como la nuestra.

Dejar las cosas como están es continuar la caza de “brujas” iniciada hace diez siglos, una guerra sostenida por prejuicios religiosos y raciales, a pesar de que misioneros católicos y protestantes no tuvieron empacho en suministrar morfina al proletariado chino para salvarlo de la adicción al opio –“El opio de Cristo”, como se le conoce en China.

Claro que eso fue parte de un negocio con farmacéuticas como la Bayern y Merck y si la moral del capital es bendecida, entonces no hay persecución. En la rentabilidad está lo celestial o demoniaco de las drogas, pero el diablo es mejor socio porque ofrece más coartadas. Y ganancias.

 

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...