PERU: Conga insiste, Cajamarca resiste

por Hugo Blanco

El conflicto generado por la imposición del proyecto minero Conga, fue creciendo en los meses anteriores, hasta llegar a una paralización que ya lleva más de un mes.

En la región de Cajamarca se enfrentan por un lado las poblaciones, sus organizaciones sociales y las autoridades que los respaldan, en defensa de su medio ambiente y los derechos de sus pueblos; por el otro está la transnacional minera norteamericana Newmont (con un largo historial de contaminación y violación de derechos humanos en varios países), empresarios peruanos serviles a la transnacional, su socio peruano minas Buenaventura y el gobierno de Ollanta Humala.

Pro mineros pagan movilización

Mientras se desarrollaban marchas y otras actividades preparativas para la huelga indefinida a partir del 31 de mayo, empresarios agrupados en el “Colectivo por Cajamarca”, organizaron una marcha a favor del proyecto minero conga el día 29 de mayo en Cajamarca. Las calles aledañas a la plaza fueron cerradas con un fuerte resguardo policial. Un grupo de opositores al proyecto Conga realzó acciones de protesta en las cercanías a la iglesia San Francisco. A diferencia de las movilizaciones contra el proyecto Conga, en la Marcha del “Colectivo por Cajamarca” se repartieron boletos para ser canjeados por almuerzos y bebidas.

El paro de Cajamarca

El 31 de junio se había anunciado el inicio de una huelga indefinida contra el proyecto minero Conga en Cajamarca, ese día, unas 15,000 personas se movilizaron en la ciudad de Cajamarca. La movilización acabó con un mitin en la plaza de armas, en el que participaron los dirigentes, el Presidente Regional y el congresista Rimarachín.

En la vía que conecta Bambamarca con Chiclayo, detuvieron a ocho personas. Los días siguientes se repitieron este tipo de hechos, manifestaciones en Cajamarca y otras provincias de la región, principalmente Celendín y Bambamarca, zonas directamente afectadas por el proyecto Conga; represión policial desmedida, actividades culturales y diversas acciones que el pueblo cajacho fue diseñando para difundir su lucha: una inmensa bandera ecologista recorriendo Celendín, movilización de mototaxistas en apoyo al paro, movilización de mujeres embarazadas (que fue duramente criticada por la derecha y sus medios de prensa), movilización de colegiales, hasta movilización de mascotas.

El 18 de mayo algunas personas iniciaron una huelga de hambre. El jueves 21 de junio, mientras se desarrollaba un masivo mitin en la plaza de armas, en la Plazuela Bolognesi, un grupo de policías intervino a un grupo de mujeres en el momento en que preparaban sus alimentos en una “olla común”.

Los policías patearon las ollas, arrastrando y golpeando a una adolescente, causando la indignación mundial ante estos hechos. La protesta creció, la policía atacó con perdigones y bombas lacrimógenas, al profesor José Cueva Tirado lo acribillaron con perdigones en el abdomen, detuvieron a 7 personas, las que fueron llevados al sótano de la comisaría, donde los torturaron a golpes.

Las abogadas Genoveva Gómez (comisionada de la Defensoría del Pueblo) y Amparo Abando (de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos) intentaron evitar que la policía siga golpeándolos, lo que causó que en esos instantes las dos abogadas fueran arrastradas de los cabellos, golpeadas y vejadas por una decena de policías dentro de la misma comisaría. Este hecho también fue repudiado a nivel mundial.

El diálogo que nunca hubo

El 24 de junio, día del campesino, el presidente Ollanta Humala decidió premiar a las empresas en contra de los campesinos. En un mensaje televisado dijo que el proyecto Conga iba de todas maneras, condicionando sólo a que se cumplan las pocas observaciones que hicieron los peritos internacionales.

Aunque sólo una de las 4 condiciones fue aceptada: se incrementará por 4 la oferta del agua contenida en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), (el reservorio San José de Carachugo en el ámbito del proyecto Yanacocha, está completamente vacío, y debió estar almacenando 6 millones de m3 de agua, para atender a los canales circundantes en beneficio de la agricultura)

No se garantizan los 10,000 puestos de trabajo, no se garantiza que se respetarán las dos lagunas, ni una palabra sobre el fondo social.

El presidente de Cajamarca, Gregorio Santos, lamentó que Ollanta no haya querido dialogar con el pueblo de Cajamarca, y convocó a la recolección de firmas para pedir un referéndum para modificar la Constitución. El día 28 miles de mujeres se movilizaron en Cajamarca reiterando su rechazo al proyecto Conga. La lucha sigue en todo Cajamarca, lucha que cuenta con el respaldo de organizaciones ecologistas y de derechos humanos de todo el mundo, así como de las organizaciones sociales peruanas y sudamericanas, como pudo verse en muchas movilizaciones el 31 de mayo, a lo largo de todo el país. Mientras tanto, más de 60 alcaldes fueron a “franelear” a Ollanta Humala, así como este lo hace con los empresarios mineros. La empresa Newmont opinó a través de su vocero y socio peruano, Roque Benavides, gerente de minas Buenaventura, dijo estar satisfecho con las palabras de Humala, aunque añadió que no tiene nada que renegociar, que lo que ya estaba acordado en el anterior gobierno no se modifica. Las cosas no están tan claras como lo dio a entender Humala.

Puesto en línea por SurAmericaPress

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...