COSTA RICA: Reforma y contrarreforma

Para encontrar el Buen Camino (V)

por Alvaro Montero Mejía

Podríamos debatir largamente sobre los alcances de esa ley de la historia universal según la cual todo proceso de transformación social verdadero, provoca una contrarrevolución social. Su lógica es muy poderosa. Las clases y fuerzas sociales, controladoras de determinados intereses económicos, cuando son derrotadas en una determinada coyuntura reformista o revolucionaria, inician de inmediato o paulatinamente, da igual, la reactivación de sus fuerzas junto a las acciones orientadas a la restitución del “estatu quo” que prevalecía antes de los cambios. Sería extremadamente prolongado y quizás tedioso, mostrar aquí los ejemplos concretos de esa dialéctica social. En estos momentos, América Latina es un escenario vivo de tales procesos.

Como aquí estamos para pronunciar herejías, expreso una. “Cuando las clases poderosas pierden sus privilegios, no se resignan, reagrupan sus legiones y vuelven al ataque. Los pueblos no. Los pueblos se resignan y hay que esperar muchos años para verlos reorganizarse y recuperar sus conquistas perdidas. Por eso las conquistas sociales hay que defenderlas, impedir que nos las arrebaten”.

Nuestro pequeño país y su corta historia, no son ajenos a estos procesos. Aún sin hablar de cambios revolucionarios, cada vez que las fuerzas progresistas han dado un salto hacia adelante y han colocado a la democracia en un nivel más alto, han surgido las acciones de las fuerzas retardatarias en su intento por recobrar los intereses perdidos. Cuando Juan Rafael Mora derrota a los filibusteros en 1856, las fuerzas que habrían querido pactar con William Walker, decidieron recurrir a un método radical y asesinaron a Don Juanito.

Algo parecido ocurrió con las experiencias reformadoras de Alfredo González Flores y el conocido advenimiento de los hermanos Tinoco. Resulta imposible pensar, por eso mismo, que reformas de la hondura y la trascendencia de las impulsadas durante los años 40, podían quedarse sin una respuesta.

Lo que pasa es que en Costa Rica, dentro de esa particularidad nacional de avanzar lentamente, se produce también el fenómeno contrario de retroceder lentamente.

Las fuerzas progresistas encargadas de provocar los cambios positivos no han sido nunca homogéneas, y tampoco en Costa Rica. De su propio seno surgen los elementos encargados de traicionar las reformas y aprovecharse en su beneficio, del enorme poder político y social que adquieren. Algunos de estos elementos se venden por posiciones y dinero y le dan la espalda a las conquistas sociales que contribuyeron a impulsar. Por ejemplo el PLN, rápidamente se llenó de oportunistas y “nuevos ricos” que pasaron a ser parte o bien sirvientes, de los dueños de la riqueza.

En todo caso, aquellos que por la pérdida de sus ventajas sociales están verdaderamente interesados en la restitución del “viejo orden”, planifican pacientemente la recuperación de sus privilegios y se valen de todo, de la frustración, la desesperanza, la pequeñez y la pobreza moral de algunos, las envidias, las intrigas y el uso de algunos medios.

Al finalizar la guerra civil el 48, se produjo un doble efecto; como José Figueres era activamente apoyado por la vieja oligarquía y el gobierno estadounidense, ya sumergido en la Guerra Fría, es presionado para que provoque la liquidación política del sector más firme y consecuente de la llamada alianza caldero-comunista, que no era otro que el Partido Vanguardia Popular, dirigido por don Manuel Mora Valverde y del núcleo calderonista adherido a las reformas conquistadas pero carente de dirección y liderazgo.

Los enemigos de las reformas se aprovechan de que el bando figuerista no era un contingente políticamente homogéneo, pues en él militaban adversarios rabiosos de las reformas, como Gonzalo Facio y otros viejos “cortecistas”. Sin embargo, Figueres mantuvo una permanente interlocución con Manuel Mora e incluso antes de la conclusión de la guerra civil, ambos habían logrado importantes acuerdos, conocidos como el “Pacto de Ochomogo”.

Los vencedores de la guerra civil persiguen y disuelven al Partido Comunista, encarcelan a muchos y expulsan del país al sector más consecuente del calderonismo. Llegan hasta la consumación del repugnante asesinato colectivo de dirigentes populares de la provincia de Limón y fraguado desde San José, conocido como el “crimen del Codo del Diablo”. Así mismo incorporan en la Constitución de 1949 el famoso artículo 98, a propuesta del Lic. Fernando Volio Sancho, que sacaba de un plumazo a las fuerzas de izquierda de los procesos electorales nacionales.

En la oleada persecutoria el PLN y sus nuevos aliados proscribieron, pocos años después y para vergüenza de la Asamblea Legislativa, al “Partido Progresista” impulsado por el Benemérito de la Patria don Joaquín García Monge, por el pecado de incluir en sus listas de adherentes, a connotados dirigentes de izquierda. Así se escribe la palabra “democracia” en Costa Rica.

En el año 1959, el Lic. Enrique Obregón Valverde inicia la inscripción del partido “Acción Democrática Popular” y cuyo lema era “Partido de Izquierda Democrática”. Para lograr su inscripción hubo que pasar por innumerables dificultades, incluido el robo de las asambleas distritales, que con enorme esfuerzo habíamos logrado realizar en decenas de localidades y pueblos.

El otro efecto de la guerra civil, fue la enorme influencia política que recobra la vieja oligarquía, pues inteligentemente coloca sus fichas en la nueva polaridad de fuerzas, el Partido Liberación Nacional y la llamada “oposición” donde militaban los herederos políticos del Dr. Calderón Guardia. Durante la administración de don Luis Alberto Monge, 82-86, el Lic. Rafael Ángel Calderón F, hijo del viejo caudillo, funda el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) con lo que queda constituido, oficialmente, el bipartidismo político en Costa Rica.

Pero la oligarquía de Costa Rica, la que había sido derrotada o seriamente afectada por las reformas sociales de los años 40, había dejado un cabo suelto: era el Partido Liberación Nacional.

Este partido, a pesar de sus enormes flaquezas ideológicas y morales, se manifestaba contra el poder oligárquico y se mantenía a duras penas, como una reserva en defensa de las reformas de los años 40 y de sus propias y decisivas reformas sociales. También defendía el PLN, la universalización de la seguridad social de 1970, propuesta desde 1958 por el entonces diputado Enrique Obregón V; el monopolio de los hidrocarburos y la audaz propuesta de una Corporación de Desarrollo, CODESA a las que se sumaban las reformas impulsadas por los gobiernos de signo conservador del Lic. Mario Echandi y el Prof. Trejos Fernández, como Acueductos y Alcantarillados y el Banco Popular.

¡Qué extraordinarios cambios y avance en un pequeñísimo país de América Latina! ¡Excesiva democracia y excesivas prerrogativas sociales!

Con sagacidad, las fuerzas enemigas de las reformas se disponen a copar al PLN por dos vías expeditas: las alianzas económicas y la penetración pura y simple. Ambas les rindieron importantes dividendos. El ejemplo más notorio fue la “conversión” a la socialdemocracia, de un joven ambicioso, inteligente y conspicuo representante de la oligarquía cafetalera: Oscar Arias Sánchez.

Por mucho tiempo, don Oscar se manejó con un bajo perfil, habló activamente de socialdemocracia y reformas sociales, hasta que llegó la oportunidad deseada. Primero fue Secretario General del PLN, después candidato presidencial y finalmente Presidente de la República en 1986. Él ha sido el encargado de completar la Contrarreforma. Si no nos unimos, la culminará.

Todo esto puede sonar a vieja historia, pero conocerla es absolutamente indispensable para comprender el proceso a que hacíamos referencia como parte de la historia nacional y las tareas de unidad de fuerzas que nos hemos propuesto. Continuaremos.

Curridabat. 25 de Junio de 2012

Puesto en línea por AlaiNet, América Latina en Movimiento

Documentos Relacionados:
Neoliberalismo y libertad de opinión – Montero Mejía Álvaro [2012-06-20]
Así comenzó el neoliberalismo – Montero Mejía Álvaro [2012-07-01]

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...