GUATEMALA: El caso Hidro Santa Cruz (4)

El neoliberalismo militarista: empresas, gobiernos y ejércitos en Santa Cruz Barillas, Guatemala

por Andrés Cabanas

4. La Pinta, la Niña, la Santa María y la Santa Cruz: etapa de acumulación primaria agresiva transnacional

“Los impactos y riesgos sociales potenciales (de la hidroeléctrica de Barillas) son limitados… debido a su pequeño tamaño… los efectos adversos son en su mayor parte reversibles y manejables por las medidas de mitigación. El proyecto es visto como generador de importantes impactos socioeconómicos. El proyecto es socialmente consciente y ha puesto en marcha un grupo de trabajo que se ocupa de la comunidad local. No hay ningún conflicto con las comunidades locales y tiene un fuerte apoyo entre los grupos locales y nacionales. No será necesaria la reubicación. En la actualidad todos los permisos y licencias necesarias están en su lugar” (1), afirma en 2010 un documento de la Corporación Interamericana para el Financiamiento de Infraestructuras, CIFI.

Este informe, plagado de falsedades (la responsabilidad ambiental y social, la ausencia de conflicto) y omisiones (la oposición comunitaria a la hidroeléctrica) justifica el apoyo financiero: la CIFI aprueba ese mismo año un préstamo de hasta 10.7 millones de dólares para Hidro Santa Cruz.

Las mentiras corren paralelas a la importancia de los actores e intereses económicos involucrados: la CIFI, que favorece el financiamiento y asesora a pequeñas y medianas empresas del sector privado en América Latina y el Caribe, tiene como principales accionistas a estas entidades financieras:Bankia (España), con 20.37% de acciones, Corporación Financiera Internacional, miembro del Banco Mundial (15.74%), Banco Centroamericano de Integración Económica (9.26%), Corporación Interamericana de Inversiones, miembro del Banco Interamericano de Desarrollo Banco Interamericano de Desarrollo (5.56%), otros bancos comerciales, fondos y organismos multilaterales de financiación.

La CIFI es, según la última actualización de su página web, una sociedad anónima panameña, aunque en una consulta anterior aparece domiciliada en Costa Rica y su dirección de correo referencial es1100 Wilson Boulevard Suite 2950, Arlington, VA 22209, USA. Ya me voy acostumbrando: esta complejización de nombres y referencias parece la tónica de este relato.

La relevancia de la financiación se complementa con las cifras globales de Hidro Santa Cruz. Un reporte elaborado en 2011 por la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Guatemala, valora en 30 millones de dólares la inversión prevista por Hidralia Energía en Barillas, una cifra significativa en el conjunto de la actividad de las empresas españolas en Guatemala: similar a la inversión de Iberdrola (Empresa Eléctrica de Guatemala, EEGSA) y Unión Fenosa Gas Natural (DEOCSA-DEORSA): 20 millones de dólares anuales en concepto de renovación y ampliación de la red y de las instalaciones y equipos complementarios, en el primer caso; 300 millones de dólares durante más de 10 años en el segundo.

Los círculos de interés

La amplitud de la inversión y los apoyos financieros señalados aconsejan una lectura del proyecto en Barillas que, además de Hidralia Energía e Hidro Santa Cruz, tenga en cuenta otros actores e intereses, en lógicas de interconexión: un entramado de “beneficiarios” y redes de apoyo locales, nacionales y transnacionales; pequeñas y grandes empresas en colaboración.

Esta lectura trasciende la visión de una mini central eléctrica, una empresa individual, una realidad local aislada, y abarca nuevos negocios y estrategias de expansión. En este caso, Hidralia Energía se convierte en empresa facilitadora, y la mini central de Barillas en un modelo de desarrollo empresarial.

Las estrategias para la expansión empresarial son fundamentalmente tres:

1. El medio ambiente como negocio. Según información gentilmente facilitada por Hidralia Energía a través de su página web, el Mecanismo de Desarrollo Limpio, en el marco del Protocolo de Kioto, permite a empresas privadas implementar proyectos de reducción de emisiones de carbono en países en desarrollo y recibir créditos en forma de “Reducciones certificadas de las Emisiones” o créditos Cers, para el uso del inversionista.

Hidralia Energía cuenta con la Carta de Aprobación Nacional para el proyecto en Barillas, emitida por la Oficina Nacional de Desarrollo Limpio (ONDL), dependiente del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales. A partir de esta carta Hidralia inscribe el proyecto ante la Junta Ejecutiva del Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL) del Secretariado de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, para optar a financiamiento.

La posibilidad de este financiamiento adicional inscribe el proyecto de Barillas, Hidralia Energía y en general la estrategia de mini centrales en un cuadro empresarial: negocio emergente y oportunidad de enriquecimiento, más que apuesta socio ambiental.

2. El crecimiento sectorial: el negocio de las renovables. Las energías renovables en América Latina constituyen una apuesta económica creciente. “El gran desarrollo de las energías renovables en Latinoamérica en los últimos años genera una enorme oportunidad de negocio para las empresas españolas del ramo, las más avanzadas del mundo. La mayoría de los países del área, dotados con abundantes recursos naturales y confrontados a la necesidad de aumentar la capacidad de generación eléctrica, diseñan grandes proyectos de energías limpias y buscan las inversiones españolas” afirma la publicación electrónica Portal Latino.

El Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, es clave en esta apuesta, a partir del proyecto ARECA, Acelerando las Inversiones en Energía Renovable en Centroamérica y Panamá, una iniciativa del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, y el BCIE, para financiar pequeños proyectos de energía renovable.

La presencia del BCIE en el proyecto de Barillas, a través de la CIFI, puede interpretarse como parte de esta estrategia de fortalecer “el negocio de las renovables”. El inicio de proyectos de energías renovables con Fundación Solar en Alta Verapaz, y la experiencia previa de los Castro Valdivia en el Estado Español fortalecen este escenario de expansión.

3. El agua, siempre el agua. Hace más de 500 años, Rodrigo de Triana (quien viaja delante de la Niña y la Santa María en la carabela Pinta, la más velera de las tres ¿recuerdan?) grita alborozado “Tierra”(después de tanta agua). Hoy cinco siglos después, Castro Valdivia –quien llega a Guatemala en la carabela Santa Cruz encaramada en un vuelo regular de Iberia- dice o piensa: “Hay mucha agua en esta tierra”. El agua como factor de riqueza y poder: para generación de electricidad, para consumo, para riego, para los grandes proyectos mineros, como reservorio, como estrategia.

Este eje de acumulación se operaría a partir de:

Enfoque: el agua como servicio.

Paradigma: la GIRH, Gestión Integral del Recurso Hídrico (asumida por organismos internacionales) que parte de una “una visión de manejo equitativo y eficiente y uso sostenible” y califica el agua como “bien económico, con valor social y económico en todos sus usos competitivos”. La GIRH contempla el uso del agua de forma simultánea en todos estos ámbitos: doméstico, industria, agricultura, energía, ambiente, turismo y pesca.

Financiamiento: banca vinculada a transnacionales del agua, como Bankia (Canal de Isabel II), banca española, Banco Centroamericano de Integración Económica.

Marco político internacional: ratificación del Acuerdo de Asociación Centroamérica Unión Europea, y desarrollo del Fondo del Agua de la Cooperación española (con financiamiento de 100 millones de dólares correspondientes a un aporte no rembolsable de España, y 50 millones de dólares para créditos de un fondo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID). Se cuenta con la anuencia de las representaciones diplomáticas interesadas.

Marco político nacional: una institucionalidad sin capacidad de control ni seguimiento de los proyectos, subordinada a las empresas.

Operador: Hidralia Energía (y otros). La estrategia de gestión del agua ya está presente en los planes de Hidralia en otros países. El segundo proyecto de la empresa en Ecuador aborda la gestión del agua: estudios de Factibilidad y Diseños Definitivos del Proyecto PUMA (Proyecto de Uso Múltiple del Agua), situado en el cantón de Azogues en Cuenca (Ecuador) para garantizar el suministro de agua potable a poblaciones cercanas, así como su uso agrícola e industrial. En este marco, Barillas puede convertirse en modelo de penetración para la gestión del agua.

Los negocios en marcha, las expectativas y posibilidades, los actores presentes de forma directa o indirecta en Santa Cruz Barillas, completan la lectura planteada inicialmente: el proyecto de Barillas como parte de intereses globales; el grupo empresarial presente en Barillas como actor corporativo transnacional; las mini centrales hidroeléctricas conectadas a negocios y estrategias de expansión igualmente transnacionales.

El cierre del círculo: la institucionalidad del silencio

Estos intereses y redes de actores, tanto actuales como en sus proyecciones, se construyen a partir de la permisividad, la desinformación, las omisiones, la pasividad institucional. En el caso de Barillas: el Ministerio de Energía y Minas de Guatemala se limita a recibir notificación de las actividades de Hidro Santa Cruz, ya que no supera los 5 MW de potencia, sin oponer ningún tipo de condicionamiento a su labor.

El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales no vincula el Estudio de Impacto Ambiental y la Licencia Ambiental a la opinión de las comunidades.

La empresa es avalada en el marco del Mecanismo de Desarrollo Limpio, a pesar de la oposición social.

La CIFI afirma de forma rotunda que “no hay conflicto con las comunidades locales”.

La Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España se limita a informar en 2011: “Ecoener tenía previsto la inversión de 30 millones de dólares para la construcción de una hidroeléctrica pero está en dificultades con los permisos del Ministerio de Energía y Minas”, sin tomar en cuenta la conflictividad generada.

La representación diplomática española no reporta el cuestionamiento legal, social y político al que la citada empresa es sometida en el Estado Español y se mantiene impávida ante la oposición creciente al proyecto. El silencio de la diplomacia española es tanto más elocuente en tanto en cuanto Hidralia Energía integra la Cámara Oficial Española de Comercio de Guatemala, que tiene como objetivo fomentar el comercio y las relaciones económicas entre España y Guatemala, y es presidida con carácter honorario por el Embajador de España en el país y como vicepresidente, igualmente honorario, por el Jefe de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España.

Una lógica de intereses y actores económicos en ascenso precisa de la institucionalidad del silencio: el apoyo político implícito a las empresas a partir de la negación y el falseamiento de la realidad.

La acumulación primaria agresiva transnacional

El colofón de la expansión empresarial es la mercantilización de la realidad. Los bienes naturales son recursos. El mecanismo de desarrollo limpio, en vez de planteamiento de ética empresarial y compromiso socio ambiental, se convierte en oportunidad económica.

El agua es un servicio, dicen los gobiernos y empresas europeas en el Acuerdo de Asociación: anti cooperación que genera interferencias negativas y casi ningún ruido positivo, según la categorización de David Llistar.

Las energías renovables son, para el BCIE, “una enorme oportunidad de negocio”.

El objetivo primordial de Hidralia Energía es “el retorno de la inversión”.

Por cierto, ¿dónde queda la población en todo esto? Hace rato que no hablo de ella. Probablemente deambula por ahí, algo confundida entre tantas cifras, nombres, círculos de poder e intereses que se han venido a posar en el panal de rica miel de Barillas.

Ahí está: no la había visto porque la llaman de otra forma. Son stakeholders, según Hidralia Energía; es decir, parte interesada, quienes pueden afectar o ser afectados por los intereses de la empresa. Cometí el error de buscar personas donde primariamente abundan los intereses y negocios.

El problema es que esta lógica de acumulación agresiva y ganancia justifica todas las acciones, incluidas las violentas, y se siente cómoda en un marco político autoritario.

Notas

[1] Original en inglés: “The potential environmental and social impacts and risks are limited. It is a run-of-the-riverhy droplant that has been classified accordingly because of its small size and its limited number of adverse impacts that are largely site-specific and for the most part reversible and manageable by mitigation measures. The project is viewed as generating significant positive socio-economic impacts in the form of electricity generation in the area. The project is socially conscious and has in place a task force that deals with the local community. There is no conflict with the local communities and it has strong support amongst local and national constituencies. None location will be necessary. Currently all the necessary permits and licenses are in place”.

Puesto en línea por AlaiNet, América Latina en Movimiento

Documentos Relacionados:
El caso Hidro Santa Cruz – Cabanas Andrés [2012-05-09]
El caso Hidro Santa Cruz (2) – Cabanas Andrés [2012-05-14]
El caso Hidro Santa Cruz (3) – Cabanas Andrés [2012-05-25]

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...