AMERICA LATINA: Mercosur. Adaptación o renovación

Hacia una nueva Cumbre

por Juan Manuel Moreno

Historia, evolución y desafíos actuales del bloque. Dos décadas de existencia. Las asimetrías económicas y sociales no resueltas. Un bloque frente al paradigma de integración latinoamericana del nuevo milenio.

La provincia de Mendoza, en el centro oeste de Argentina, será sede de una nueva cumbre de presidentes del Mercado Común del Sur (Mercosur). La cumbre se realizará entre los días 26 y 29 de junio.

Como anticipo a esa fecha, APAS propone un recorrido histórico del bloque regional, a fin de aproximarse a su esencia, fundamentos iniciales, debilidades y potencialidades a futuro.

El Mercosur tuvo su origen en 1991, cuando Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay firmaron el Tratado de Asunción, documento en el cual se consideró que “la ampliación (…) de las dimensiones de sus mercados nacionales, a través de la integración, constituye condición fundamental para acelerar sus procesos de desarrollo económico con justicia social”.

La conformación del bloque representó en sus albores un avance en la integración de América Latina en materia de aranceles aduaneros. En 1994 se firmó, en el marco de la Cumbre de Presidentes, el protocolo de Ouro Preto. Este puso fin a la etapa de transición y dio comienzo al Mercosur como una personería jurídica de carácter internacional.

Además de los cuatro Estados miembro, el Estado Plurinacional de Bolivia, la República de Perú, la República de Chile, la República de Ecuador y la República de Colombia son Países Asociados.

La República Bolivariana de Venezuela está pronta a culminar el proceso que la afirmará como miembro pleno. El bloque está a la espera de la ratificación del parlamento de Paraguay para que así suceda.

Durante la última cumbre celebrada en la ciudad de Montevideo, el canciller argentino Héctor Timerman aseguró que Argentina respalda la inclusión de Venezuela, país que “merece ser ciudadano de primera, ya que ha demostrado solidaridad y generosidad con todos los países del Mercosur”.

La década de 1990 fue una etapa particular para los países miembro, así como para la mayoría de Latinoamérica. Se trató de una etapa donde se aplicó sistemáticamente un proceso de profundización del modelo económico neoliberal, como explica Alberto Justo Sosa en su trabajo Orígenes, evolución y perspectivas del Mercosur, publicado en el sitio Amersur: “Las múltiples y polifacéticas manifestaciones de los colectivos sociales, asociados al Estado y a veces al mercado, posibilitaron la recreación de un nuevo espacio de lo público. El interés privado de la firma o corporación económica convive y a veces confronta con el interés general de la mayoría y con los intereses de los diferentes grupos sociales representativos de la sociedad civil, así como de los movimientos sociales”.

El Mercosur registró en la última década un avance en cuestiones institucionales, políticas y sociales, que distan la distancian de aquellos comienzos con tinte neoliberales que delinearon una unión aduanera, dando lugar a iniciativas como la creación del Fondo de Convergencia Estructural (FOCEM), destinado a financiar proyectos en beneficio de economías menores del bloque para contribuir a disminuir las asimetrías.

Esta apertura siguió una coherencia con loses reflejo de los enfoques integracionistas y soberanos que se han adoptado en todaa partir del surgimiento de procesos democráticos y populares en América Latina. Cabe recordar la cuarta Cumbre de las Américas, celebrada en Mar del Plata, en la costa de Argentina, en el año 2005, cuando los presidentes Latinoamericanos se plantaron frente a las políticas del Consenso de Washington que llevaron al desmantelamiento de los mercados locales y a la inestabilidad democrática de la región.

En palabras de quien fuera presidente anfitrión de ese evento, Néstor Kirchner, y como señaló en su discurso inaugural, “el lema que nos convoca nos hace percibir la necesidad y la presencia de nuevos paradigmas en la obtención de esos consensos. Para avanzar en el diseño de las nuevas políticas que la situación exige no puede estar ausente la discusión respecto de sí aquellas habrán de responder a recetas únicas con pretensiones universales, válidas para todo tiempo, todo país, todo lugar”.

La creación del Banco del Sur, la conformación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), los procesos de estatización de empresas privatizadas durante los años de 1990 90’ en Bolivia, Venezuela, Argentina, entre otras; y el desarrollola conformación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASURUnasur) pueden considerase iniciativas en estos nuevos marcos de interpretación que la región necesita.

No se puede dejar de lado las críticas que han realizado los distintos grupos empresariales a las políticas orientadas a la protección de los mercados internos latinoamericanos.

En agosto del 2011 se reunieron los directores de las cámaras de comercio de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay y expresaron su preocupación respecto al “aislamiento” del Mercosur en relación a otros países americanos y bloques económicos.

“Percibimos que poco a poco el Mercosur está quedando aislado en América Latina en materia de relaciones con el resto del mundo, más allá de la amenaza de situarse cada vez más alejado de la competencia en comparación con sus propios socios regionales”, afirmó Mauro Laviola director de la Asociación del Comercio Exterior de Brasil en el portal digital del diario La Nación.

Las críticas al bloque económico también provienen de presidentes sudamericanos. Evo Morales afirmó en el marco de la cumbre del 2007, “son casi 15 años del Mercosur y 40 de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y todavía discutimos cómo solucionar los problemas sociales de nuestros países”.

Durante la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), José Mujica, presidente de Uruguay sostuvo que “tenemos un Mercosur que tiene sus contradicciones, que respetamos poco y que todos los días le hacemos alguna crítica, pero ¡ay de nosotros si no existiera!. Los defectos del Mercosur son nuestros defectos y los vamos a pelear a muerte, sin concesiones y sin aflojar”.

Las contradicciones, propuestas, políticas y desafíos que el bloque deberá resolver para no quedar obsoleto frente al panorama actual tendrán entonces un nuevo espacio de debate en el invierno argentino.

Fuente: http://www.prensamercosur.com.ar/apm/nota_completa.php?idnota=5532

APAS | Agencia Periodística de América del Sur | http://www.prensamercosur.com.ar

Facultad de Periodismo y Comunicación Social. Universidad Nacional de La Plata.

Puesto en línea por AlaiNet, América Latina en Movimiento 

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...