GUATEMALA: El caso Hidro Santa Cruz

El neoliberalismo militarista: empresas, gobiernos y ejércitos en Santa Cruz Barillas, Guatemala

por Andrés Cabanas

1. Introducción

En la serie de reportajes que ahora inicio propongo una lectura de la conflictividad reciente en Santa Cruz Barillas (concretada en el establecimiento de un Estado de Sitio) a partir de:

· Historia y caracterización del grupo empresarial que actúa en Barillas (Hidro Santa Cruz[1]) y sus estrategias de actuación.

· Los intereses económicos transnacionales presentes en el conflicto y el mapa de actores coincidente con estos intereses.

· Las vinculaciones del conflicto en Barillas con la conformación de un Estado progresivamente autoritario y neo militar.

A partir de estas lecturas, concluiré que Hidro Santa Cruz (publicitada como una empresa pequeña, con pequeños y legítimos intereses) forma parte de un complejo entramado empresarial que desarrolla sus acciones en varios paises, de forma directa o a través de conexiones políticas y/o familliares. Una red económica que vincula a decenas de empresas e intereses de corte similar y que involucra asimismo a importantísimas corporaciones financieras internacionales (International Finance Corporation-World Bank Group, entre otras).

Desvelaré un entramado político conexo, sustento de esta red económica, construido a partir de lazos partidarios y con gobiernos, en esferas estratégicas de toma de decisión (igualmente, en diferentes países). Como podrán apreciar en los reportajes, este entramado se construye a partir de procedimientos legales o de la ilegalidad criminal.

Compartiré con ustedes formas de trabajo y estrategias de expansión basadas en la negociación y el otorgamiento de beneficios sociales, pero también la compra de voluntades, sobre todo de autoridades; el desprecio de la opinión de las comunidades; el uso de mecanismos informales y paralelos (paralegales); la imposición; el neocolonialismo. Estas formas de trabajo, repetidas en muchos de los países y proyectos impulsados por este conglomerado, conforman un modus operandi y una cultura organizativa.

Cuestionaré la calidad medioambiental y social de los proyectos de Hidro Santa Cruz: mientras la empresa se presenta como amigable con el ambiente, oferente de soluciones energéticas comunitarias y alternativas, ubicaré la responsabilidad social empresarial y los mecanismos de desarrollo limpio como nuevos espacios para la acumulación; las micro centrales como táctica de expansión multinacional, no como respuesta social; y el agua (privatización, gestión de servicios) como ámbito fundamental de acumulación para los próximos años. El control de este recurso determina espacios de lucha y nuevas estrategias de penetración a las que no es ajena Hidro Santa Cruz.

Evidenciaré la inserción de Hidro Santa Cruz en los esquemas de expansión transnacional: es decir, Hidro Santa Cruz como parte de un modelo corporativo y no como alternativa empresarial.

Por fin, concluiré que la fuerza de la expansión y la dureza de los planteamientos de Hidro Santa Cruz solamente pueden entenderse a partir de la magnitud de los intereses, los apoyos y las redes de poder involucradas. En este marco, el Estado de Sitio recientemente decretado en Barillas no es consecuencia de hechos aislados de violencia, sino una condición para la acumulación.

Una historia no novelada

A lo largo de esta introducción y cinco reportajes, aparecen señores y reyes del kilovatio (similares a nuestros reyes del pollo o reyes del tenis); oligarquías transnacionales; dirigentes de partidos en el gobierno en varios países; un importante embajador español en el Vaticano; más de 40 negocios de características similares al proyecto de Barillas, que ubican a este como parte de un complejo de poder y una determinada forma de operar.

La investigación es profusa en la denuncia de complejas redes criminales, de las que forman parte empresarios acusados de tráfico de influencias, prevaricación y cohecho en la adjudación de permisos de explotación energética. Entre estos empresarios acusados y felizmente absueltos, figura el representante legal de Hidro Santa Cruz, Luis Castro Valdivia, hermano del propietario y máximo accionista de dicha empresa y Director General CEO de Hidralia Energia, David Castro Valdivia (ambos presentes en diferentes momentos en Barillas y Guatemala).

En el esfuerzo de ubicar contextos históricos, llegamos hasta la Segunda Guerra Mundial, las explotaciones de wolframio fundamentales para nutrir la maquinaria bélica del Ejercito nazi, y la base de constitución de un importante patrimonio económico, que se amplificó durante el franquismo (dictadura española) y del que Hidro Santa Cruz -lo reconozca o no- es su heredera, con todo lo que conlleva: herencia de mentalidades paternalistas y autoritarias, típicamente fascistas.

¿Piensan que estoy exagerando? Me adelanto a algunas reacciones de la empresa:

¡Por favor! ¡Hablamos de Barillas, un municipio fronterizo y marginal que a nadie interesa!

La hidroeléctrica del río Cambalam, que gestiona Hidro Santa Cruz, tiene apenas una potencia nominal de 5,000 kW, tensión de evacuación de energía de 69,000 V y caudal de equipamiento de 2.25metros cúbicos por segundo, con 5.80 km de longitud de línea de evacuación (hasta Subestación Barillas). Es imposible que a su alrededor se desarrollan todos estos intereses. ¡Modérese señor Cabanas!

Hidralia Energía e Hidro Santa Cruz son empresas de menos de 20 empleados, alejadas del entramado capitalista global que usted quiere evidenciar.

Sus reportajes parecen pataleta marxista-ambientalista-criminal, señor Cabanas, conspiración proveniente de un grupo de revoltosos, antisociales, resentidos, frustrados, mediocres y, en su caso particular, redundante y pésimo escribidor.

Algunos de los hechos que usted menciona fueron sobreseídos por la Justicia española (es decir, todos fuimos culpables hasta que se demostró nuestra inocencia).

En anticipo de estas reacciones, confirmo que los nombres y hechos que se presentan corresponden a personas y situaciones reales; las opiniones provienen de actores involucrados en el conflicto; los datos ofrecidos tienen como fuente documentos y opiniones externadas y autorizadas para la publicación por parte de las personas entrevistadas. Estos reportajes no parten de la ficción, no son una recreación novelada de la realidad.

Esquema general

Esta serie de reportajes, construidos durante más de 14 meses en tres países distintos, se desarrollan con este esquema:

Capítulo 1. Los orígenes de un capital espurio.

Relato de la conformación un poderoso sector energético a partir de sus nexos económicos y políticos con grupos/estados fascistas o profascistas. En esta historia, la corrupción y el autoritarismo han sido premisas, sin punto de inflexión. Se vincula a este sector energético con el grupo Hidralia Energía y su accionar en Santa Cruz Barillas.

Capítulo 2. Un modo de operar estructurado y repetitivo: el desarrollo hidroeléctrico y energético “a como sea”.

Análisis comparativo de estrategias de operación de Hidralia Energía, en diferentes proyectos realizados en varios países. Se evidencia que estas estrategias utilizan de forma complementaria: negociación, compra de voluntades, presión, paternalismo y asistencialismo económico, alianzas formales o ilegales, amenazas, uso de la violencia.

Las estrategias, que incluyen organización interna, relaciones con las comunidades, relaciones con otros actores, desarrollo de proyectos, conforman una cultura organizacional de conglomerado corporativo, es decir, regida por las lógicas de expansión y organización transnacional, acusadamente vertical, poco accesible, no dialogante.

Capítulo 3. la Pinta, La Niña, La Santa María y la Santa Cruz, etapa de acumulación primaria agresiva transnacional.

Lectura del conflicto en Barillas partiendo de la revisión de los intereses nacionales y globales presentes en la expansión de la hidroeléctrica, y que inciden en la conflictividad: el agua como eje de expansión fundamental; los nuevos negocios: responsabilidad social, desarrollo limpio; nuevas estrategias de expansión: las minicentrales hidroeléctricas.

Esta lectura se completa con el análisis de actores involucrados, en su dimensión local, nacional e internacional, que van mucho más allá de los actores formalmente representados y visibilizados en Barillas. Encontramos actores de la cooperación y la anticooperación, del Estado y el gobierno, de empresarios y gobiernos internacionales confundidos en su accionar.

Capítulo 4. El Estado militarista.

Propongo la comprensión del Estado de Sitio como una de las garantías de soporte del funcionamiento y acumulación de las empresas, en este caso de Hidralia Energía, en el marco de la conformación de un modelo económico, político y social marcadamente autoritario, de libertades restringidas.

Capítulo 5. El código vida: razones de la oposición comunitaria a la presencia de la empresa y al Estado de Sitio.

A partir de la caracterización de los intereres (en muchos casos ocultos, superpuestos) presentes en el conflicto de Barillas, presento como legítima la oposición al Estado de Sitio y a la presencia de la empresa, legitimidad fundamentada en la defensa de intereses comunitarios de ámbito superior al mercantilista, y en el ejercicio de la autonomía, la soberanía y la capacidad intransferible de decisión por parte de los habitantes de Barillas.

Algunas preguntas que no pueden quedar sin respuestas

Al final de esta serie de reportajes, algunas preguntas deben encontrar contestación:

¿Cuáles son los nexos previos de Hidralia Energía con la población de Barillas y con Guatemala?

¿A través de qué mecanismos una empresa recién formada acaba siendo ejecutora de importantes proyectos hidroeléctricos?

¿De qué manera empresarios acusados de tráfico de influencias, cohecho y prevaricación en sus países de origen, trasladan estas prácticas a sus proyectos en otros países?

¿Por qué una empresa pequeña llega a generar una aguda conflictividad social, y se convierte en protagonista a partir de la implantación de un Estado de Sitio en el municipio en el que está trabajando?

¿Cuáles son las relaciones de Hidro Santa Cruz con las autoridades locales y nacionales?

¿Qué conexiones y afinidades políticas y económicas internacionales construyen la presencia de Hidralia en Guatemala?

En fin, las respuestas iniciales abren nuevas interrogantes y ubican a la hidroeléctrica Santa Cruz, a la población de Barillas, a las luchas por la defensa del territorio, en un entramado de poder y en una encrucijada histórica: un modelo de expansión empresarial frente a la voluntad de las comunidades.

Si esto fuera una novela, no parecería más extraordinario que lo que voy a compartir en los capítulos siguientes.

[1] Hidro Santa Cruz es una empresa gestionada y participada por Hidralia Energía, de origen español. Ecoener es empresa matriz de Hidralia Energía. En las tres forman parte de la representación legal, la dirección corporativa o el accionariado los hermanos Castro Valdivia. Hidro Santa Cruz es propietaria del proyecto hidroeléctrico sobre el río Cambalam, en Barillas. A lo largo de los reportajes se mencionan los tres nombres.

Fuente: www.memorialguatemala.blogspot.com

Documentos Relacionados: Hidro Santa Cruz (2) – Cabanas Andrés [2012-05-14]

Puesto en línea por Alainet, América Latina en Movimiento

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...