ARGENTINA: La masacre de Trelew tendrá nombre y condena

por Guadalupe Reboredo

Luego de 40 años son juzgados los acusados de asesinar a los 16 militantes que una fría noche de agosto intentaron escapar de la cárcel a la que los había enviado la dictadura militar. Tras el intento fallido los presos políticos fueron fusilados, como era costumbre en aquella época de horror de la historia argentina.

La masacre de Trelew es uno de los hechos traumáticos de la historia argentina que han quedado vedados en el pasado. Es, sin lugar a dudas, un crimen alevoso en el que se acabó con las vidas de 16 militantes de diferentes organizaciones peronistas -ERP, FAR y Montoneros- que intentaban escapar de un régimen que los acechaba.

El 22 de agosto de 1972 comenzó a llegar el terror que posteriormente sacudiría al país -y sobre todo a la juventud- con los fusilamientos impunes de la Base Almirante Zar. Los autores del horror disfrutaron de su libertad durante 40 años. El juicio por delitos de lesa humanidad que comenzó días atrás en Chubut intentan enmendar tanta injusticia.

El 7 de mayo de 2012, en el teatro José Hernández de la ciudad de Rawson, el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia comenzó el proceso que determinará responsabilidades y penas para los cinco marines acusados por los asesinatos de Rubén Bonet, Jorge Ulla, Humberto Suárez, José Mena, Humberto Toschi, Miguel Polti, Mario Delfino, Alberto Del Rey, Eduardo Campello, Clarisa Lea Place, Ana María Villarreal de Santucho, Carlos Astudillo, Alfredo Kohon, María Angélica Sabelli, Mariano Pujadas y Susana Lesgart; y por los fusilamientos de Alberto Miguel Camps, María Antonia Berger y Ricardo René Haidar, sobrevivientes a la masacre, pero luego detenidos y desaparecidos por la siguiente dictadura cívico militar (1976-1983).

La primera sesión de realizó a sala llena con la presencia de familiares y amigos de las víctimas, así como de organismos de derechos humanos. El juicio es televisado en vivo por Canal 7 de Chubut y transmitido en pantalla gigante en la plaza de Rawson.

Los cinco imputados por la masacre son los capitanes de fragata Luis Emilio Sosa y Emilio Del Real; los capitanes de navío Rubén Norberto Paccagnini y Jorge Enrique Bautista, y el cabo Carlos Amadeo Marandino. Uno de los principales responsables del hecho, el teniente de navío retirado Roberto Guillermo Bravo, identificado por los tres sobrevivientes del fusilamiento como quien recorrió los calabozos para dar los tiros de gracia, no debió someterse a las miradas de los familiares gracias al fallo salvador del juez Robert Dube, miembro de la Corte de Florida, quien le permitió seguir residiendo en Estados Unidos -donde vive desde 1987- a costa del pedido de extradición de la Argentina. El otro gran ausente, oportunamente complicado por problemas de salud, es el contraalmirante retirado Horacio Mayorga, quien ordenó la detención de los militantes en la base Almirante Zar en vez de llevados al penal de Rawson.

Durante la primera sesión del juicio, la Fiscalía pidió prisión preventiva común para cuatro de los imputados, actitud que fue ovacionada con cánticos y aplausos de los allí presentes. El Tribunal Oral Federal, a pesar de la indignación de los familiares, negó el pedido ya que no se presentaron pruebas de posibles fugas ni razones suficientes para el encarcelamiento inmediato de los cuatro acusados. Por fuera quedó el capitán Bautista, responsable del sumario interno que respaldó la versión del intento de fuga, por lo que será juzgado por encubrimiento.

El 9 de mayo, el Tribunal Oral Federal recorrió la Base Almirante Zar junto a Jorge Bautista, quien intentó recordar todos los hechos ocurridos aquel 22 de agosto. Bautista relató cómo estaban distribuidos los 19 presos políticos que habían sido ilegalmente conducidos a la base luego del intento de fuga y el fracaso de la misma debido a señales malinterpretadas.

Apuntó dónde se hallaban los cuerpos en el orden exacto en el que se hayan señalados con pequeños carteles en los sectores donde fueron fusilados, y detalló también los rasguños y las manchas de sangre. Pero lo más impresionante de su relato fue la confirmación de que no todos los masacrados murieron en el acto. La abogada del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) Carolina Varsky dijo en relación al testimonio de Bautista: “Indica que las víctimas fatales en un inicio fueron menos de los 16 que finalmente murieron y que a los que estaban heridos en un comienzo los dejaron morir”.

Las sesiones de los juicios son acompañadas por diversas actividades culturales y de concientización social. Bajo el lema “Los Juicios son Ahora” las actividades son organizadas por el Programa Memoria en Movimiento, la Subsecretaría para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia -dependientes de la Jefatura de Gabinete- y organismos de derechos humanos, con la colaboración del gobierno de Chubut.

El 6 de mayo se realizó un homenaje a las víctimas del fusilamiento en la Base Almirante Zar y luego se recordó al fallecido ex secretario de Derechos Humanos Eduardo Luis Duhalde -abogado de presos políticos durante la dictadura comandada por Agustín Lanusse (1971-1973)- con la inauguración de un acceso al Centro Cultural por la Memoria, que funciona en el ex Aeropuerto de Trelew.

Como dijo Estela de Carlotto en su declaración por los juicios de Circuito Camps en la ciudad de La Plata el pasado 8 de mayo, “las Abuelas de Plaza de Mayo perseveran por la verdad”, ese es el fin último de los juicios de lesa humanidad que se llevan a cabo en la Argentina desde que Néstor Kirchner decidió poner fin a las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Los muertos no volverán a abrazar a sus familiares, y los culpables tal vez se pudran en la cárcel, algunos años, pero lo que realmente conseguirá la sociedad argentina será conocer la verdad y marcarla a fuego en la memoria de las generaciones futuras para que estos hechos no vuelvan a repetirse.

Guadalupe Reboredo Desde la Redacción de APAS

Puesto en línea por SurAmericaPress el 14|05|2012

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...