BOLIVIA: La lucha continúa. El TIPNIS y lo plurinacional


Ver el número 66 – Febrero 2012 

por Paúl Antonio Coca Suárez Arana, Abogado, Consultor y Docente Universitario.

Los marchistas de CONISUR exigiendo camino a través del TIPNIS. A su paso por poblaciones, estos marchistas se vieron huérfanos del apoyo, e incluso de la curiosidad de los ciudadanos. Foto: bolivia.diariocritico.com

 

I. Antecedentes

Tras la brutal represión gubernamental a la marcha en favor del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, TIPNIS, la consiguiente solidaridad de toda una nación y la llegada a La Paz de una memorable marcha recibida por más de 750.000 personas, se aprobó la llamada Ley Corta de protección del TIPNIS que establece un término que es claro: intangibilidad. El diccionario común señala que lo intangible “no debe o no puede tocarse”; un diccionario más técnico indica que ello “merece extraordinario respeto y no puede o no debe ser alterado o dañado”.

Como resultado de la Cumbre Social Plurinacional de Cochabamba, el MAS-IPSP aprobó la realización de una marcha que demanda la construcción de la carretera por el corazón del TIPNIS, marcha que se encuentra cercana a la Sede de Gobierno1; ella está conformada principalmente por cocaleros del Chapare, colonizadores y otros sectores afines al oficialismo. El Consejo Indígena del Sur (CONISUR) es quien tiene a su mando la marcha, pero es un cocalero quien la dirige.

Antes de pretender modificar la Ley Corta, es necesario tener en cuenta que el TIPNIS es un híbrido entre ‘parque nacional’ y  territorio indígena’. En 1965, mediante Decreto Ley 07401, los co-Presidentes de facto, René Barrientos y Alfredo Ovando, lo declaran parque nacional con las correspondientes protecciones legales; el Gobierno ‘neoliberal’ de Paz Zamora (1990), mediante Decreto Supremo 22610, lo declara territorio indígena de los pueblos moxeño, yuracaré y chimán; en 1992, los dirigentes Marcial Fabricano (Subcentral TIPNIS) y Evo Morales (cocaleros del Chapare) definen líneas que son para  sentamientos humanos y que no podían ser vulneradas. Durante el Gobierno del también neoliberal Sánchez de Lozada (1997)  e titula al TIPNIS como Tierra Comunitaria de Origen (TCO-NAL-000002). En el Gobierno del ‘proceso de cambio’, el Presidente Evo Morales decide la construcción de una carretera que atraviese por el corazón de dicho lugar, reprimiendo violentamente a los marchistas que demandaban respeto al lugar en donde viven.

II.- INTANGIBILIDAD NO ES SINÓNIMO DE CHANTAJE

Al aprobarse la “Ley Corta” y declararse la intangibilidad del TIPNIS, el Secretario Ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), sector afín al Gobierno, el senador masista Isaac Ávalos Cuchallo, afirmó que como se declaró la “intangibilidad” de dicho territorio, pues los indígenas ya no podrían cazar o recolectar alimentos allí puesto que “ello no se puede tocar”; en reiteradas situaciones, muchas autoridades de gobierno utilizaron adjetivos despectivos en contra de los indígenas de Tierras Bajas llamándolos,  por ejemplo, “incivilizados”  y “salvajes”.

Dicho de otra manera, el gobierno desde el principio buscó  que la Ley aprobada sea modificada  utilizando argumentos como el chantaje por el término “intangible” afirmando que los  indígenas del lugar no quieren  desarrollo ni contacto con la  civilización,   por lo que se debería construir carretera por el TIPNIS;  al respecto, la actual Constitución  Política señala   claramente en su Art. 31, p. I que «los pueblos  y naciones indígenas en situación  de aislamiento voluntario y no contactados, serán protegidos y respetados en sus formas  de vida individual y colectiva».

III.- MARCHA DEL CONISUR-MAS

Después de la Cumbre Plurinacional de Cochabamba, se concretiza  la idea de realizar una  marcha hacia la Sede de Gobierno  por parte de sectores que demandan la construcción de la  carretera por el corazón del  TIPNIS, la cual se encuentra en cercanías de la ciudad de La Paz (La marcha llegó a la ciudad de La Paz el 30 de enero 2012. N.d.r.).

La misma no despertó la atención en los medios de comunicación  ni la solidaridad de la ciudadanía  de este país, en donde Sabíamos que el actual gobierno tendría un as bajo la manga; el discurso pachamamista sólo convence a los convencidos, y la marcha que demanda carretera puede llegar a imponerse por encima de la voluntad de todo un pueblo.

La Paz, febrero de 2012 Página 9 un pequeñísimo grupo de personas quiere imponerse por encima no sólo de la voluntad popular, sino de una norma jurídica como lo es la Ley que declara intangible al TIPNIS. Pero ese reducido grupo de personas tiene el apoyo de un Gobierno que actuará a nombre y representación de todos y cada uno de los bolivianos y bolivianas. Es  obvio que la marcha es apoyada y motivada por el Gobierno, pues en ningún momento ha sufrido la brutal represión que padecieron los marchistas del TIPNIS; no son hostigados a diario por sectores masistas como los colonizadores (llamados ahora “interculturales”); no existen cercos policiales ni privación de alimentos y agua como aconteció con los del TIPNIS; no tienen  que quedarse a la intemperie, sino que las Fuerzas Armadas les dan cobijo en todas sus instalaciones; el Presidente Evo Morales,  desde el momento que la marcha partió hacia La Paz, anunció públicamente el recibirlos en Palacio Quemado y “escuchar sus demandas”. Estos ejemplos valen más que mil palabras.

IV.- LO PLURINACIONAL EN DEBATE

En el fondo, sabíamos que el actual gobierno tendría un as bajo la manga; el discurso pachamamista sólo convence a los  convencidos, y la marcha que demanda carretera puede llegara imponerse por encima de la voluntad de todo un pueblo. La  actual Constitución “Plurinacional” cita 118 veces en su texto la palabra “plurinacional”; se están cambiando el nombre a todas las instituciones que llevan lo “nacional” por lo “plurinacional”, pensando que con ello se construye un Estado en el cual todos nos sintamos representados, pero es irrisorio pensar que se puede construir un Estado Plurinacional y Comunitario excluyendo y masacrandoa los pueblos y naciones que conforman dicho Estado. Además de pretender vulnerar el derecho legal y legítimo de quienes viven en el TIPNIS, lo cual es apoyado por todo un país y de eso no hay duda, se viene violando el derecho  constitucional de asociación (CPE, Art. 21, num. 4) ya que se desconoce, en un Estado “Plurinacional”, el derecho de que los parlamentarios indígenas puedan conformar una bancada indígena, en donde dicha bancada está conformada no solo por los diputados del MAS-IPSP, sino por los de PPB-Convergencia (el representante indígena de Pando es de esta agrupación), pero los masistas afirman que es inconstiucional dicho criterio y desconocen una bancada indígena en un Estado “Plurinacional” que debería empezar por reconocer todas las reivindicaciones legales y justas. Los masistas no reconocerán a esta bancada indígena (cuyos parlamentarios representan a los pueblos y naciones indígenas de Bolivia de manera directa) ya que los indígenas no les sirven, pues el Gobierno tiene nuevos “aliados” como lo son Estados Unidos y los empresarios privados de Bolivia; para muestra, éstos últimos estuvieron presentes en todas y cada una de las Cumbres Departamentales Plurinacionales, y con los estadounidenses, se volvió a reanudar relaciones y ellos nos ayudarán en la erradicación de cocales. Vaya que el timón de la historia gira hacia la derecha.

V.- FINALMENTE

Es evidente que una Ley puede ser modificada por otra similar que emane de la Asamblea Legislativa Plurinacional con dos tercios de sus miembros, pero debe tomarse en cuenta que las normas deben servir para la protección de intereses generales y no ser aprobadas sólo para la coyuntura; que la norma debe ser respetada por los ciudadanos y no pedir cambios a cada rato porque no nos gusta; que se necesita una cultura de legalidad en que la norma jurídica no sea un estorbo a los intereses sectoriales o personales, sino una necesidad para beneficiar a la colectividad o, en este caso, al medioambiente, que debe ser cuidado tanto para las presentes como para las futuras generaciones que recibirán este país en herencia.

Así como existen bancadas de partidos políticos y departamentales, y así como partidos que no tienen personalidad jurídica tienen su bancada y se les reconoce como tal (Alianza Social, partido que no tiene personería jurídica pues la perdió pero que tiene una bancada de solamente dos diputados) debería reconocerse un derecho constitucional y legítimo: el que se puedan asociar los parlamentarios indígenas de toda Bolivia y conformar una bancada, aspecto que ya es así aunque el MASIPSP lo desconozca. A fin de cuentas, supeditar el interés general al de una minoría no es lo correcto. La lucha continua.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...