AMERICA LATINA: EcoALBA – integración económica alternativa

Entrevista con Diego Borja

Puesto en línea por Alainet, América Latina en Movimento

La integración regional dio un nuevo paso en la reciente Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América –ALBA-, realizada a inicios de febrero, cuando se conformó el Espacio Económico del ALBA (Ecoalba) cuya coordinación quedó a cargo del economista ecuatoriano Diego Borja. El día de hoy el Enlace de Medios para la Democratización de la Comunicación entabló un diálogo con Borja, quien destacó que los ochos países miembros del ALBA tienen en conjunto un producto interno bruto (PBI) de 650 millones de dólares y agrupan a 80 millones de personas, con lo cual se perfila como la tercera economía más importante de América Latina.

El coordinador del Ecoalba precisó también que, a diferencia de otros tratados económicos, este proceso de integración no nace con un fundamento estrictamente mercantil. No es una integración basada únicamente en el comercio sino que está vinculada con voluntades sociales, políticas, comunicacionales y de una visión compartida de futuro entre los países miembros.

Una de las primeras decisiones de Ecoalba ha sido fortalecer el Banco del ALBA que estaba funcionando como un fondo que apoyaba a ciertos proyectos. En adelante, el banco será capitalizado con el 1% de la reservas de los países miembros y funcionará como un banco de desarrollo que fomente la producción, el empleo, que contribuya a financiar proyectos binacionales o multinacionales de los países miembros, especialmente en el área de la seguridad alimentaria, la salud, la energía, los conocimientos y el transporte.

En este marco también se ha puesto énfasis en la necesidad de la integración física y logística, a través de los sistemas de puertos, de líneas aéreas y ferroviarios, al servicio de la integración del continente. Ello es particularmente importante para el ALBA, debido a la distancia geográfica entre los países miembros. “Sin integración física, probablemente esta voluntad muy grande que existe entre nuestros presidentes puede morir”, advierte el economista ecuatoriano. En este sentido, uno de los elementos prioritarios será la integración aérea, para “que tengamos la posibilidad de usar las líneas nacionales entre nuestros países”, señaló.

Asimismo, se acordó la elaboración de un mapa de las mercancías para conocer con exactitud qué venden y compran los diferentes países, con el objetivo de buscar reorientar el comercio exterior de estos países hacia un mercado regional que opere con lógicas diferentes al de una economía capitalista.

Otro aspecto importante ha sido la decisión de fortalecer el Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE) como moneda virtual que permite evitar recurrir al dólar en las transacciones regionales, de tal forma que los venezolanos lo hagan en bolívares, los cubanos en pesos, es decir que cada país utilice su moneda nacional.

En este punto Borja hizo hincapié en que se tendrá que luchar con el peso de los hábitos y de grandes intereses que impiden que se generalice el uso del SUCRE. Por ejemplo, se tendrán que solucionar problemas concretos de carácter administrativo, de carácter legal, de carácter operativo, porque a veces los bancos no tienen los sistemas informáticos para poder usar el SUCRE. Otras veces también es un problema de comprensión de los funcionarios o de intereses económicos de gente que gana al comercializar en dólares. Pero definiendo dónde están los problemas, se podrá acudir a los niveles políticos para remover las dificultades que impiden que se generalice este sistema de intercambio comercial, afirmó.

Sin embargo, a pesar de las dificultades, el economista destacó, como ejemplo, que las transacciones entre Ecuador y Venezuela, utilizando el SUCRE pasaron de un monto equivalente a 7 millones dólares en el 2010 a 290 millones de dólares en el 2011. Además, otros países como Brasil y Argentina están viendo que el sistema ayuda a fortalecer sus propias monedas porque brinda un margen de maniobra mayor al hecho de tener que utilizar dólares, que elevan los costos de transacción.

Oportunidad

Toda esta plataforma plantea una alternativa a los mecanismos tradicionales de gestión económica en los que operan los oligopolios, los poderes políticos transnacionales e incluso los poderes militares. Por ejemplo, dijo, el poder del dólar está centrado en el poder militar de los Estados Unidos. Si no, cómo se explica que en la vida real en plena crisis del dólar, todavía siga siendo la moneda de uso común. Para comprender el tema, según Borja, “tenemos que remitirnos a otros elementos que no están necesariamente en las características de la moneda, sino en la geopolítica y la fuerza militar”.

Por otra parte, se apunta a no depender de inversiones extranjeras depredadoras que tengan como único objetivo generar una utilidad sin importar como lo hacen. Es decir, aquellas inversiones a las que no les importa depredar recursos naturales o la institucionalidad, sin pagar impuestos, corrompiendo a los funcionarios, etc. “Inversiones que vengan a depredar, a generar problemas con nuestras comunidades campesinas en las áreas del agronegocio, no pueden ser bienvenidas”, recalcó.

Por estas razones, Borja considera necesario contar con mecanismos viables en la financiación del desarrollo propio. Es decir, hay que asegurar que “nuestros objetivos nacionales y populares –y allí entra el campo de la economía popular- estén debidamente resguardados de poderes que son muchísimo más grandes.”

Sin embargo, hay inversiones que sí son complementarias a la inversión nacional, como por ejemplo, en el caso de Ecuador, con la inversión China en la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, que está encausada en el plan nacional de desarrollo, explica Borja.

Posibilidades de Latinoamérica

Diego Borja enfatiza en que no se puede seguir avanzando si se sigue viendo solo a Europa, a Estados Unidos o a la firma de los TLC como supuestos motores para el desarrollo. Mientras el Norte está en crisis, por primera vez en muchos años América del Sur tiene excedente de dinero, capacidad de inversión, gobiernos volcados al servicio a sus pueblos. Entonces, pregunta, “¿por qué no nos volcamos más al Sur?”.

Borja considera que actualmente, América del Sur necesita construir un sistema de ferrocarriles. Esto generaría una inmensa inversión, movilizaría trabajo y conocimientos y resolvería problemas. Asimismo, se podría organizar un sistema de seguridad agro-alimentaria desde Caracas hasta la Patagonia, generando trabajo y producción con los campesinos, con recursos propios. En tal sentido, la actual crisis capitalista puede ser una oportunidad para la región, pero viendo hacia dentro y no solo hacia fuera.

Sin embargo, Borja advierte que no se debe cantar victoria, porque hay instituciones que han quedado de la vieja arquitectura financiera que parecieran estar resucitando. Vuelven a revivir viejas ideas con nuevos empaques. Es una disputa simbólica, una lucha de las ideas en la que “no se puede ceder terreno… en términos de profundizar una transformación”, enfatiza.

Por ejemplo, Borja considera inconcebible que el FMI esté dictando cátedra en Europa. Tampoco se explica cómo Brasil y otros países aprobaron la capitalización del BID; ni se entienden planteamientos del Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), que hace poco propuso invertir las reservas regionales en papeles del tesoro de Estados Unidos, en vez de invertir en las economías de la región. Estas viejas estructuras “no se van a morir de muerte natural –opina-. Hay que generar las nuevas alternativas (Banco del Sur, Fondo del Sur, SUCRE), y demostrarles, frente a lo que ya está caduco, hoy existe esto; y así lo nuevo, con voluntad y con eficiencia, creo que va a remplazar a lo viejo”.

_____

La entrevista completa se puede escuchar en http://produccioninformativa.aler.org/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=30&Itemid=111

El ALBA está integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Dominica y Antigua y Barbudas. Además están en camino de adhesión Haití, Santa Lucía y Surinam.

Enlace de Medios para la Democratización de la Comunicación es conformado por 26 medios y redes de comunicación de distintas partes de América Latina

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...